jueves, octubre 1, 2020
Inicio Opinión RESPETO A LA POLICÍA

RESPETO A LA POLICÍA

Escribe: Juan Pablo Luza Pillco

Qué duda cabe que somos el país de las malas cos- tumbres, de los malos modales, de la desobediencia generalizada, de la falta de respeto a la autoridad. Qué duda cabe que a lo largo de los años, lo único que hemos podido consolidar es una sociedad con un bajo nivel de valores y siempre propensa a la irresponsabi- lidad. Claro que el diagnóstico no alcanza a toda la so- ciedad (felizmente) pero sí a una mayoría que tiende a crecer y degenerarse cada vez más. Y sin querer es- carbar en el amplio abanico de las responsabilidades, eso debemos dejarlo a los especialistas, a los investi- gadores sociales que tienen bastante tela para cortar en este asunto, podemos afirmar que una buena parte de culpa en el deterioro de la moral y demás valores de nuestra sociedad la tienen, cómo no, los políticos de siempre, nuestros políticos de cada día, que con sus nefastos ejemplos de corrupción e incompetencia han contribuido malamente a forjar la sociedad en la que vivimos y aún continúan con su accionar errático en un país al que no les importa destruir.

Y, precisamente, una de estas malas costumbres que tenemos enraizadas en nuestra sociedad, tal vez la más extendida, es la falta de respeto a la autoridad, pero concretamente la falta de respeto a la Policía Nacional. A la mayoría le resulta prácticamente nor- mal que el policía sea el blanco de todas nuestras iras cuando cometemos alguna infracción, como si ellos tuvieran la culpa de nuestras faltas, casi todos nos quejamos del policía cuando no actúa como queremos y por supuesto es el personaje al que prefieres igno- rar mientras realizas tus actividades cotidianas, salvo claro cuando te encuentras en peligro y necesitas su ayuda. Para todos son familiares las burlas que se hace de los policías, los insultos que se les profieren cuando hay alguna marcha de protesta, como si ellos tuvieran la culpa de los problemas de la sociedad y ya no hablemos de las agresiones constantes que sufren por parte de los iracundos ciudadanos.

Pareciera que una buena parte de los peruanos tenemos interiorizado un rechazo absurdo hacia la autoridad uniformada, una tendencia a considerarlos siempre como los malos de la película, a ver en su

trabajo alguna especie de amenaza o de incomodidad para nuestras existencias, aun sabiendo (y esto pare- ce que no lo entendemos o no lo queremos entender) que el trabajo de los policías es mantener el orden y la seguridad dentro de un estado de derecho, entre otras cosas, seguramente, y por ello están investidos de una autoridad que debemos acatar y respetar, así de simple y nada complejo.

Y en esto del menosprecio y el rechazo al trabajo de los policías mucho tienen que ver, otra vez, los po- líticos, pero especialmente los políticos de izquierda, esos llamados socialistas o comunistas que siem- pre han identificado el trabajo de la autoridad policial como represión; y es que ocurre que esos instigado- res de paros y huelgas, cuando toman las calles de la ciudad o realizan desmanes en la propiedad pública e impiden a la gente continuar con su labor, solo porque a ellos les da la gana, no les gusta que la policía actúe de acuerdo a ley, es decir tal como manda la ley, con detenciones o apertura de vías, entonces se victimi- zan, se convierten en mártires y resulta que los malos, que los “enemigos del pueblo” son los policías a los que hay que odiar, a los que hay que desprestigiar, a los que hay que atacar y parece que ese “discurso” de odio, repetido a lo largo de los años en cuanto paro o huelga se ha desarrollado en nuestro país, ha calado de alguna manera en el inconsciente nacional, con el consecuente rechazo a la autoridad policial.

Con esto no queremos pontificar a la Policía, de hecho hay muchas cosas por corregir en su trabajo, hay excesos que no se deben de cometer, hay errores que muchas veces cuestan caro, falta quizás mayor profesionalismo en sus integrantes, tal vez un poco más de empatía con la sociedad y en fin, pero nada de esto justifica que no se le brinde el respeto que se merecen y, peor aún, que se menosprecie su labor. En estos tiempos de pandemia somos testigos de las intervenciones que realizan los policías, arriesgando su integridad y su salud, a tanto irresponsable que tras- grede la ley y muy pocos se preguntan si los policías, al igual que los médicos y otros, no son también seres humanos que se están exponiendo al peligro por los demás y que por ello, mínimo, merecen nuestra consi- deración y respeto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

LO MÁS LEIDO

Región del Cusco entre la reactivación económica y la posibilidad del rebrote de casos

La Región del Cusco, avanza a nueva etapa de la reactivación económica y existe posibilidad de rebrote, aunque casos estén disminuyendo.

Jueves 01 de octubre del 2020

Edición Impresa del Diario El Sol del Cusco, Jueves 01 de octubre del 2020.

Miércoles 30 de septiembre del 2020.

Edición Impresa, Diario el Sol del Cusco, 30 de septiembre del 2020. Noticias Cusco.

Médicos de EsSalud acatan Paro de 48 horas a nivel nacional desde hoy

Paro Nacional de EsSalud por falta de apoyo al sector médico por parte del estado. Piden renuncia de Fiorella Mollinelli.