sábado, febrero 24, 2024
- Publicidad -
Inicio Actualidad INVOLUCIÓN PERUANA, PARA ESTO NO HAY VACUNA

INVOLUCIÓN PERUANA, PARA ESTO NO HAY VACUNA

Autor: MBA Oscar Gaona

Haciendo gala de nuestra historia nos toca elegir entre dos candidatos que de manera general comprenden un factor común, el debilitamiento o la destrucción de la frágil institucionalidad política. En un país en el que los pobres no protestan porque están más preocupados en la siguiente comida que en protestar y a los ricos no les importa y por ello ni siquiera se molestan en asumir su responsabilidad ciudadana, la clase media se ve en la eterna desesperación de elegir entre opciones que no los representa, aunque sean ellos los que sostienen gran parte del país.

Keiko Fujimori representa quizá la peor etapa de corrupción y daño moral por la que pasó nuestro país con la toma de los poderes del estado y la manipulación descarada de la justicia. Además, tiene un proceso judicial gigantesco que aún no se resuelve y en el que la probabilidad de condena es alta. Por otro lado, tenemos al títere de un delincuente condenado por corrupción, con el clásico discurso que surge cada cierto tiempo en “países de mentira” como el nuestro, con propuestas que nunca funcionaron en el mundo, sino que generaron mayor miseria, corrupción y retraso.

En artículos anteriores sostuve que un país solo crece y logra desarrollo en la medida que sus empresas son competitivas, la dinámica de crecimiento es fácil en el papel, “si un número de empresas prosperan, la confianza de la gente en el futuro aumenta, el crédito se expande, las tasas de interés caen. Los emprendedores consiguen dinero con mayor facilidad y la economía crece. En consecuencia, la gente tiene todavía más confianza en el futuro y la economía sigue creciendo” (Y. Harari). El estado funciona como regulador contra los excesos que puedan darse en ese proceso, no participa como competidor porque nunca fue bueno haciéndolo y la razón es simple, cuando el estado es dueño, al tomador de decisiones no le importa lo que pase con los recursos que maneja porque su objetivo es distinto al de generar mayor riqueza, eso lo hemos visto a lo largo de la historia, en todos los países del mundo que lo han intentado.

Las propuestas de Castillo parten de la idea de que la riqueza es estática, por ello el pedazo más grande del pastel se queda con los “oligarcas y diabólicos” empresarios y la parte pequeña con el “siempre abusado pueblo”. Los hechos y datos en todos los países que lograron desarrollo demuestran que siempre se puede generar nueva riqueza, el pastel no es estático, el crecimiento económico no solo es posible sino absolutamente esencial. El hambre solo puede resolverse con crecimiento económico. Si la economía no crece, solo se podrá dar más a los pobres quitando algo a los ricos. Castillo y los que creen en su discurso, ven el crecimiento como un juego de suma cero, en el que tu beneficio es mi pérdida, en lugar de verla como que tu beneficio es también mi beneficio.

Al leer el plan de gobierno de Castillo claramente distinguimos que se basa en lo que Evo Morales hizo en Bolivia. La primera pregunta que ese socialismo siempre se hace es ¿quiénes son los dueños de los medios de producción de mi país? Ese socialismo cree que únicamente entendiendo el sistema socieconómico que lo rodea podrá comprender lo que necesita y solo mediante la acción común podrá cambiar el sistema. ¿Alguien en este país se siente en la capacidad de tener en cuenta las experiencias y necesidades de toda la población peruana, analizarlas, sopesarlas y compararlas de manera justa? Solo un proyecto de tirano puede pensar que es capaz de hacer eso.

Pero lo que pasa hoy en el Perú no es nuevo, si analizamos la historia reciente nos daremos cuenta de que Alberto Fujimori llegó al poder de una manera similar a la forma en la que lo está haciendo Castillo, son versiones distintas de la misma historia. En cualquier democracia, la política pasa por ciertos desafíos, es en esos escenarios donde aparecen los desconocidos carismáticos que ganan rápida popularidad, tanto así que los que se encuentran en el poder establecido inician acercamientos y muestran su intención de incorporar al advenedizo si sienten que están perdiendo el control, pero al igual que el covid-19, estos aspirantes mutan al llegar al poder.

Es casi la misma situación que se dio con Hugo Chávez y su llegada al poder cuando el expresidente Caldera pronunció un discurso en el Congreso y dijo “Es difícil pedirle al pueblo que se sacrifique por la libertad y la democracia cuando crees que tales son incapaces de darles alimentos que comer, de evitar la subida astronómica del costo de la vida o de poner fin definitivo al terrible flagelo de la corrupción, que a ojos de todos el mundo, devora instituciones venezolanas a cada día que pasa.”

Cámbiele la palabra “venezolanas” por “peruanas” y la situación es la misma. Con esto no quiero decir que nos volveremos la nueva Venezuela, pero la amenaza es real, que Keiko Fujimori sea la rival de Castillo nos pone en la situación de que muchos ciudadanos y partidos políticos optarán por abdicar de su responsabilidad política y daremos el primer paso para insertarnos nuevamente en una autocracia al abrirle las puertas del poder.

En 1978, el politólogo y profesor de Yale Juan Linz escribió un libro titulado “La quiebra de las democracias”, estudio al que dedicó casi toda su vida profesional y en el que concluye que hay 4 señales de advertencia conductual que nos ayudan a reconocer a una persona autoritaria: 1) rechaza, ya sea de palabra o mediante acciones, las reglas democráticas del juego, 2) niega la legitimidad de sus oponentes, 3) tolera o alienta la violencia o 4) indica su voluntad de restringir las libertades civiles de sus opositores, incluidos los medios de comunicación. Un político que cumpla con solo uno de estos criterios ya debería ser causa de preocupación. El patrón de comportamiento de los autoritarios y populistas son conocidos, suelen ser antisistema, afirman que son la voz del “pueblo” y que pelean una guerra contra una élite corrupta y conspiradora, les dicen a los votantes que la democracia está secuestrada, está tomada y manipulada por la élite y le prometen al pueblo deshacerse de esa élite y reintegrar el poder “al pueblo”.

Hay circunstancias excepcionales que requieren un liderazgo valiente que exige poner a la democracia y al país por delante de los partidos y explicar al electorado lo que realmente está en juego. Creer que mientras las personas tengan valores democráticos, la democracia estará protegida es una ingenuidad. Esta segunda vuelta es una desgracia para el país, la derecha populista que representa Fujimori es la misma de siempre, es la que enseña que si soy rico se debe a que tomé decisiones sensatas y si soy pobre se deberá a que tomé decisiones equivocadas.

La situación al menos ha servido para que se exponga el grave error de creer que los problemas del Perú solo están en Lima. Mi preocupación pasa porque a estas alturas de mi experiencia he aprendido que no hay justicia en la historia, cuando las crisis embisten casi siempre los pobres sufren más que los ricos. El covid-19 nos ha vuelto a demostrar ello. Castillo y Fujimori no son la solución. Al fujimorismo ya lo conocemos, habrá que estar vigilantes y ser estrictos con sus decisiones y movimientos si ganan, Keiko Fujimori no tendría margen de error, no lo merece. Por otro lado, le he pedido a algunos conocidos míos que están a favor de Castillo que me expliquen por qué sus propuestas deberían funcionar esta vez. Sigo esperando.

Oscar Gaona, autor: peruano, MBA por el INCAE Business School, con estudios en Harvard BSO y Rochester Institute of Technology, Administración de empresas en la Universidad Andina del Cusco. CEO y fundador de MINDSET, empresa dedicada a consultorías en estrategia e innovación con sede en Panamá.

Recientes

¡Por otra victoria!: Cusco FC visita al Sport Boys en el Callao

Los 'Dorados' juegan ante la 'Misilera' (3:00 p.m.) en busca de otra victoria que le permita seguir escalando en la tabla Sport Boys y Cusco...

Policía capturó a tres presuntos implicados en las extorsiones a la mamá de Paolo Guerrero

Los detenidos serían miembros de la banda 'Los Cachacos de Yolin', quienes cayeron cuando extorsionaban a otra persona en la ciudad, según informó la...

Hospital Antonio Lorena moderniza su sistema de agenda médica para marzo

A partir del lunes 26 de febrero, podrán ingresar al área de admisión a partir de las 06:30 a.m. sin necesidad de realizar pernoctes...

Intervienen y detienen sujeto por el presunto delito contra el patrimonio – receptación

Detenido tenía en su establecimiento comercial, 23 equipos móviles reportados como sustraídos Agentes del Escuadrón Verde - Grupo Terna Cusco, tras labor conjunta con agentes...