Press "Enter" to skip to content

¿EN UN CUSCO MULTIFORME PUEDE AÚN CALIFACARSE A LOS PARTIDOS POR SER DE IZQUIERDA O DERECHA?

Es un desencanto que pocas personas tengan la capacidad para dife­renciar con certeza la vida política de derecha o de izquierda. Cree­mos que apelar por la empresa nos hace de derecha o promover la inclusión social nos hace de izquierda. El neoliberalismo suele calificarse como diestra y los que buscan programas sociales son de sinies­tra. Unos se atacan de lobbystas y otros de popu­listas, pero ante una despigmentación de idearios y de la construcción de agendas y promesas de vida digna, lo que hallamos en la región cusqueña es solo grupos de asalto a la administración pública que usan argumentos de uno y otro lado para convencer al distraído elector.

Si apoyo a la empresa entonces seré de derechas, decía en un párrafo atrás, es decir los nacionalistas del Gobierno anterior, al lanzar los programas de fi­nanciamiento para emprendedores y Mipymes a tra­vés de los programas PROCOMPITE, se convirtieron en neoliberales. Inverosímil, ¿no?

Si busco la inclusión y la redistribución soy “zurdo”, entonces los gobiernos fujimoristas son rojos al ha­ber promovido la ampliación de programas alimen­tarios como el vaso de leche.



Pero si la promesa electoral es asfaltado de vías o provisión de servicios de saneamiento ¿qué orienta­ción se tiene?. El debate y promesa de gobierno en nuestra región se han presentado en estos temas, los candidatos, cual subasta, ofrecen y ofrecen, si uno promete 15 escalintas, el otro puja con 20, si uno anuncia 10 sistemas de riego, la otra tienda po­lítica se empeña con 25. La postura política queda sustituida por unos “abarrotes electorales” que, cual emporios, ofertan distintos productos a sus clientes quienes prefieren, obviamente, cantidad a calidad.

Sin pigmento u orientación hacia el modelo de Es­tado que se pretende promover, la controversia po­lítica es sustituida por la superficialidad del símbolo político, es por ello que damos más valor a la his­toria familiar del candidato, su perfil profesional, su origen, o si se come el cuicito que le invitaron en el mercadillo del pueblo.

Pese a tener una Constitución Política de corte neoli­beral, tenemos administraciones públicas más gran­des, burocracias más complejas pero menos eficien­tes, mayor gasto público, pero menos logro en el desarrollo humano. En sentido contrario, hay más intervención social vía programas antipobreza como Pensión 65, Cunamas, pero actividades económicas menos reguladas, turismo corsario, comercio ambu­latorio, sistema de transporte al libre albedrío.



Quizá, algunos piensen, que dedicarnos a “pintar” de colores la vida política sea un ejercicio académico insulso, en vez de ello, dirían, las administraciones públicas deberían lograr más calidad en los servi­cios públicos y cumplir las demandas sociales. Pero está claro que mantener organizaciones de gobierno desprovistas de la savia enriquecedora de la postura política nos va creando un sistema en el que da lo mismo un alcalde asfaltador que uno embellecedor de parques.

Los matices políticos son necesarios, porque ade­más de ser señeros de predictibilidad, representan el sueño y la esperanza en la promesa política. Un modelo que se inspira en los ideales de derecha o de izquierda debe persuadir a “soñar” a los ciuda­danos. El sueño hecho realidad será la maquinaria que conmueva a la sociedad para no desprenderse de su rol como ser vivo de la política, así podremos combatir la corrupción, la apropiación de la buro­cracia por castas de cuatreros que han rentabiliza­do una vida perenne en los gobiernos locales; pero principalmente debe servirnos para inspirarnos en promesas de mejora y avance permanente.

Ya que nos acercamos al período electoral, busque­mos en los candidatos respuestas que los hagan ser parte de algún modelo político, este será el mayor castigo para aquellos improvisados o para aquellos que buscan solamente el poder por el poder. Esta es la manera en la que la sociedad civil lograría castigar a los usurpadores de la política en el Cusco.

Ecom: Igor Elorrieta Agramonte

Comments are closed.

Mission News Theme by Compete Themes.