Press "Enter" to skip to content

NOSOTROS LOS CHOLOS

Marco Avilés, pe­riodista abanquino y San Marquino en el lapso de este úl­timo año y medio escribió dos bellos libros, el primero “De dónde veni­mos los cholos” que fue el libro más vendido en la Feria Internacio­nal del Libro Lima 2016.

El autor, en este libro, trata de señalar las diferen­tes tipologías de nuestra choledad, escribiendo histo­rias, costumbres, anécdotas, trabajos, amoríos, etc. del quehacer diario de distintos peruanos en diferentes geografías, climas, pisos ecológicos, regiones del Perú profundo, desde Chumbivilcas, Megantoni, Iquitos, Andahuaylas, Puno, etc., mostrándonos la riqueza de nuestra choledad, señalándonos que esta mayoría de peruanos somos dueños del Perú, pero que a la vez, no lo somos, así como señala el sociólogo Guillermo Nugent en su libro El laberinto de la choledad: “Se puede despreciar a una minoría, y ese elemento pue­de servir de aglutinador para el resto de la sociedad. Pero a una mayoría no es posible, en sentido estricto de despreciar”.

Mestizos y quechuas somos la mayoría en este Perú, pero aún en estos tiempos seguimos siendo despre­ciados, invisibilizados nuestros derechos, choleados. Al Estado, históricamente nunca le ha interesado plan­tear serias políticas interculturales, políticas que ayu­den a una interacción cultural en un país pluricultural y multicultural como el nuestro, donde se respete al “otro”, se afirme y se fortalezca el auto reconocimiento del peruano, aceptando su rostro y su cultura, su di­versidad.



Avilés muestra esa riqueza cultural, nuestros problemas cotidianos, pero a la vez nuestros problemas mayores, que son dos grandes cánceres sociales, la corrupción y el racismo. Este último, materia de nuestra reflexión.

El sociólogo Gonzalo Portocarrero señala que el racismo es invisible, no lo vemos, lo amamantamos, lo sentimos.

Esas taras coloniales subsisten, las mantenemos, ne­cesitamos cholear para subsistir, necesitamos cholear para blanquearnos, al cholear ocultas tus raíces cholas, cholos “blancos” a cholos trigueños. Para ser “decente”, hay que cholear en este país.

Avilés en su segundo libro “ No soy tu cholo”, libro de igual manera más vendido en la Feria Internacional del Libro – Lima 2017 , ya no solamente señala de dónde venimos, si no ataca frontalmente al racismo, de dónde viene, quienes son los agresores en este país partido históricamente.



Muestra diferentes casos de racismo, que lo vemos a diario, que aparece en nuestra TV peruana, que es la que ahora educa hoy por hoy a nuestros hijos. Avilés ataca a sus colegas periodistas, muestra como en este país es más fácil ser blanco que ser cholo, porque el cholo es barato.

Una casuística reciente, la periodista de RPP Patri­cia del Rio esposa del periodista y congresista Guido Lombardi, señala sobre la huelga de profesores que para que los niños no pierdan el año, cualquier ciu­dadano puede ser capacitado y enseñar en las aulas, pero si nos detenemos a analizar sus palabras, aparece ese racismo encubierto que señalamos. Porque claro, cualquiera puede enseñar incluso “mejor” que los que están protestando. Sin estudios, con una simple capa­citación y ya resuelto el problema. ¿Podrían estudiar bajo estas propuestas los hijos de la señora Patricia Del Río? Es que los hijos de la periodista seguramente estudian en el Franklin Delano Roosevelt, colegio donde la matrícula de ingreso cuesta diecisiete mil dólares y su mensualidad es cinco mil soles. Esas son las brechas económicas y sociales existentes en el país. Claro, esos maestros son de la clase A, no son cholos baratos que ganan mil doscientos soles, que pueden ser reemplaza­dos con toda facilidad, porque qué importa la enseñan­za de la escuela pública.

El racismo y el choleo más agresivo es entre nosotros, entre los peruanos, somos una sociedad racista, nece­sitamos blanquearnos, y para eso hay que comprarse ropa de marca, cambiar de barrio, buscar piel blanca que mejore tu raza y sentirte peruano triunfador.

Los libros de Avilés deben ser libros de cabecera para todos nosotros, para hacerle frente al racismo, luchar día a día para no cholear, para reconocernos como tales y sentirnos orgullosos de nuestro origen. Ayudando a la reflexión de un país que está en deuda y no ha podi­do superar taras y conflictos sociales coloniales.

Antrop. José David Ugarte Boluarte

Comments are closed.

Mission News Theme by Compete Themes.