Press "Enter" to skip to content

¿Y AHORA QUÉ ME VAS A DECIR?

Han sido largos días de lucha para nuestros maestros del país. Se enrumbaron en una tarea titánica: ser escuchados por un gobierno bruto, ciego, sordomudo y viejito. Juntos hemos luchado y cantado:

“Soy un indio fornido de treinta años de acero, la­brado bajo el yunque de la meseta andina, el lago Titicaca templó mi cuerpo fiero (…) cuando surja mi raza que es la raza más rara, entonces va a sa­ber el mundo lo que vale el Quechua-Aymara…”. Marilú Martens, tú que viniste de paseo al Cus­co, que tildaste de terroristas a los docentes, que amenazaste con despedirlos, AHORA SÍ VAS A SABER LO QUE VALE EL QUECHUA-AYMARA.

La fuerza de la lucha por un sueldo digno, ha moti­vado a muchos a desprenderse y ser solidarios. El colectivo #YoApoyoAMiProfe, diferentes gremios y la sociedad civil, han dado muestras de respaldo a nuestros maestros, desde comida, música, car­teles y publicaciones en el Facebook. Diferentes artistas, poetas, cantautores y grupos musicales liderados por el mítico Piero Bustos (Fundador de Del Pueblo Del Barrio), se dieron cita y maña para hacer un concierto titulado: “Al Maestro Con Cari­ño”. El Mercado de Wanchaq, mediante su Secre­taria General, Felicita Huamani, hizo una colecta de víveres, agua y hasta balones de gas para los más de 400 docentes que se alojaban en el Cole­gio Garcilazo. Esto me hace pensar que nada está perdido, unidos lograremos hacer que se respeten nuestros derechos y dignidad.

En este mes especial, todo se lo dedicamos a la Pachamama, tuve la oportunidad de participar en el Festival de Música Nativa organizado por Ri­cardo Silva en la Hacienda Paucartika. Me deleité con la diversidad de artistas, que hacen quedar en alto nuestras raíces. Fue una experiencia ma­ravillosa que me hizo pensar en el Perú. Más allá de los problemas, es un orgullo ser tawantinsu­yana y soy feliz de haber nacido en esta hermosa tierra del sol.

No solo estamos bendecidos con ricas montañas, hermosas sierras y risueñas playas; tenemos pa­pas, palta, maíz, frutos de todo tipo, selva, agua, coca, gente agradecida, idiomas valiosos, cultura y música para alegrar el alma.

A pesar de mi indignación por la delincuencia, el desgobierno y la corrupción, he sentido estos días que la Madre Tierra, con sus regalos y bendicio­nes a diario me pregunta: ¿Y ahora qué me vas a decir? ¡NO TE PUEDES QUEJAR!. Y no, no vamos a quejarnos, con responsabilidad y valentía vamos a construir, ejemplificar, enseñar y dejar lo mejor de nosotros a esta Tierra amorosa.

Gracias Pachamama porque faltando todo, todo nos alcanza.

POR: CRICIA OCHOA HUAMANTICA

Comments are closed.

Mission News Theme by Compete Themes.