Ineficiencia y contradicciones en el manejo de nuestro patrimonio cultural

0
14

Las cifras de la Dirección de Cultura del Cusco

Han pasado 7 días, desde que en nuestro último artículo mostra­mos las cifras y contra­dicciones en la ejecución presupuestal de los proyec­tos de inversión de la DDC Cusco, la cual ha pasado en estos 7 días, de 13.8% a 14%, es decir un creci­miento de 0.2%, y a fines de junio, es más que pro­bable, que este porcentaje no habrá llegado al 15%, es decir a medio año, su ejecución en proyectos anda por marzo. El problema, es que esto genera luego un gasto desmedido, desproporcionado y nada planifica­do en el último trimestre y así no se logran metas ni a corto, ni a mediano plazo.

Pero no todo se mide con cifras porcentuales y ejecu­ción de gasto, mucho menos en un sector como Cul­tura, aunque manejar más de 133 millones de soles, debería exigirlo; pero no sólo de proyectos de in­versión se compone la Cultura. Existen dos grandes áreas, casi ignoradas y desconocidas; la Sub Direc­ción de Interculturalidad y la Sub Dirección de Indus­trias Culturales, las cuales son parte de esta tragedia y falta de criterio de manejo.

Ambas direcciones, ejes fundamentales del manejo cultural, cuentan en primer lugar con presupuestos exiguos, lo que genera una clara ausencia de activi­dades que les den la notoriedad que requieren, es­tas no cuentan con una línea de base, ni un plan de gestión al 2021 que guíen sus acciones, cuentan con planes operativos anuales desarticulados, repetitivos y desconectados de la realidad. Excepto, la Orquesta Sinfónica, cuyo trabajo y éxito se debe al empuje y capacidad de Teo Tupayachi, quien está por encima de cualquier director o gestión.

En medio año, la Sub Dirección de Interculturalidad ha organizado un evento sobre Garcilaso, cuyo mérito se debe sobre todo a la co-organización con el Cen­tro Bartolomé de las Casas y ha presentado, casi a escondidas, un diccionario virtual de la lengua Yine, cuando la revitalización de un idioma requiere accio­nes concretas y no virtuales, al margen de esto la Interculturalidad sigue siendo un discurso cliché y la Consulta Previa una broma de mal gusto.

Es también penoso saber que un evento de la magni­tud de la IV feria Internacional del Libro, tenga ape­nas 500,000 soles de presupuesto, cuando los reque­rimientos son mucho más altos, y no nos digan que no hay dinero porque ya sabemos que se han destina­do 12 millones de soles a la construcción de su local institucional, es decir, el presupuesto de las próximas 24 ferias del libro¡¡¡. Y a esto hay que añadir que a excepción de quienes dirigen esta Área, (Gonzalo Val­derrama y Armando Aguayo), hay muchos profesiona­les contratados, que carecen de cualquier experiencia mínima en las labores que les han encargado y que habría que indagar como llegaron hasta allí. Mientras tanto hemos asistido al homenaje de la DDC al Cusco por sus fiestas, “El encuentro de los 4 suyos” el cual ha tenido una pobrísima asistencia, casi en familia, y que dejan en ridículo a la DDC, ante las actividades organizadas por la Municipalidad Provincial y el Go­bierno Regional, quienes recurrieron principalmente a la gestión y búsqueda de auspiciadores, eso es “Ges­tión Cultural”

Ingeniero Vidal Pino, no tiene usted un Plan de Acción que guíe sus acciones, no se trata de esperar a que desde Lima le dicten las líneas de trabajo, se trata de generar un proyecto institucional basado en nuestras particularidades y si desde Lima no lo dejan, salga al frente y renuncie. No se mueva Ud. en medio de la ineficiencia y la mediocridad.

Ojalá esté equivocado, ojalá sus sesudos y expertos funcionarios y asesores salgan al frente y nos de­muestren cuan equivocados estamos, pero sabe Ud. que eso no sucederá, sabe Ud. que no tiene las res­puestas que el Cusco espera, y eso, es lo más triste.

Antrop. Raúl Pacheco Herrera