Columnistas ¿Es posible la honradez y honestidad, en la Gestión...

¿Es posible la honradez y honestidad, en la Gestión Pública?

-

- Advertisment -

Frente a la proliferada ola de corrupción en todos los niveles económicos y estratos sociales que como pre­veíamos, ha y está provocando septicemia social o cán­cer social generalizado, surge la necesidad de hablar de valores axiológicos y morales que deben entenderse y aplicarse en toda la administración estatal o gestión pública y en la gestión empresarial privada, para re­construir transparentemente la ética y moral en este país llamado Perú.

Hablemos primero de la “Honradez”, que significa, rec­titud de ánimo y la integridad en el obrar. Quien es honrado se muestra como una persona recta y justa, que se guía por aquello considerado como correcto y adecuado a nivel social. Es la tendencia a la rectitud, sinceridad y la justicia. Por honradez se refiere a la cualidad con la cual se designa a aquella persona que se muestra, tanto en su obrar como en su manera de pensar, como justa, recta e íntegra. Quien obra con honradez se caracterizará por la rectitud de ánimo, in­tegridad con la cual procede en todo en lo que actúa, respetando por sobre todas las cosas las normas que se consideran como correctas y adecuadas en la comu­nidad en la cual vive.

A propósito de honradez recordemos la frase que volvió celebre en el twitter, la ex primera dama, Nadine He­redia de Humala, (19 oct. 2011), a través de su perfil en Twitter, en medio de la coyuntura política de ese en­tonces ¿tan difícil es caminar derecho?, para señalar un comportamiento correcto y honrado con el que se debe actuar en la administración del estado o cuando uno es figura pública y, hoy habría y cabria preguntarle, por la serie de evidencias y denuncias en su contra y contra su pareja el ex presidente Ollanta Humala Tasso, ¿ tan difícil era caminar derecho?

El significado de Honestidad manifiesta que: Existe un principio básico de sinceridad con uno mismo y con los demás, un valor fundamental en la existencia humana que suma verdad interior: la honestidad muestra la ac­titud de una persona que es fiel a sí misma y se mues­tra tal y como es en cualquier contexto. Una persona honesta no finge ser quien no es en realidad, porque tiene muy claro que ser ella misma es el mejor camino de felicidad y el mejor medio para establecer relaciones personales sólidas.

De acuerdo a la Real Academia Española (RAE), hones­tidad, del término latino honestitas, es la cualidad de honesto la palabra hace referencia a aquel que es de­cente, decoroso, recatado, pudoroso, razonable, justo, probo, recto u honrado.

Para no abundar y redundar más en conceptos y argu­mentos permítannos solo preguntarles, amables lec­tores ¿conocen ustedes a personas con esas cualida­des en la administración estatal? La respuesta será en muchos casos, claro que existen y en otros casos pero muy pocos.

Si les preguntamos sobre Gobernadores, Alcaldes y funcionarios estatales que rinden cuenta permanente y oportunamente, que no sobrevaloran obras; no tienen denuncias sobre corrupción, peculado e inconductas funcionales, nos responderán, existen, pero demasiado escasos y son una especie casi en extinción en la ges­tión pública o administración pública; sin olvidar al sec­tor privado. Finalmente, resulta impostergable pregun­tarnos como “Sociedad Civil”, ¿Es posible la Honradez y Honestidad en la Gestión Pública? Es nuestra Opinión.

 Escribe: Lic. Enrique R. Aguirre Castro
Consultor en Comunicación y Gestión Publica

Latest news

Must read

- Advertisement -

You might also likeRELATED
Recommended to you