LABOR ARTICULADA ANTE EMERGENCIA

Solo el trabajo coordinado puede obtener resultados positivos ante una emergencia. El Ejecutivo así lo ha entendido y el esfuerzo articulado de diversos minis­terios ya empezó a tener sus frutos en la recupera­ción de carreteras bloqueadas, barrios inundados y viviendas afectadas por las intensas precipitaciones que castigan varias regiones del Perú.

Esa labor se presenta en todos los niveles de Gobier­no, incluso con la colaboración del sector privado y la participación ciudadana, lo que ha permitido distri­buir, hasta el momento, 32 toneladas de ayuda hu­manitaria, entre abrigo, enseres y herramientas; así como 632 maquinarias de todo tipo, como tractores, cargadores frontales y camiones. Las Fuerzas Arma­das han tenido un rol protagónico en estas activida­des porque más de 3,000 efectivos se han movilizado a las regiones de Arequipa, Ica, Lambayeque, Lima y Piura, las más castigadas por la naturaleza.

El trabajo por delante es arduo porque los desbordes, inundaciones y huaicos han dejado hasta el momento 72,000 personas afectadas a escala nacional y 15,910 viviendas dañadas por el lodo y las aguas, con un saldo de 6,003 peruanos damnificados, de los cuales lamentablemente hay 23 fallecidos y 37 heridos. El objetivo es recuperar a la brevedad la infraestructura dañada y potenciar las defensas que amortigüen el impacto de las precipitaciones, habida cuenta de que aún no culmina la temporada de lluvias y es necesario fortalecer las acciones de prevención.

Del mismo modo, se informará a la población la ma­nera de localizar los sectores de evacuación y así la gente pueda conocer las rutas más seguras. Para co­nocer esas vías es necesaria la sensibilización de los ciudadanos, así como el entrenamiento específico que facilite el traslado de las personas ante una emergen­cia.

Para tal efecto, el Poder Ejecutivo ha autorizado a los ministerios, gobiernos regionales y concejos provin­ciales y distritales para que realicen modificaciones presupuestarias, a fin de financiar las actividades de emergencia ante las precipitaciones de alta intensidad y los peligros asociados que se registren hasta el 30 de abril próximo en aquellas zonas declaradas en es­tado de emergencia.

Con el principio de la prevención, el Poder Ejecutivo también ha dispuesto recursos suficientes que permi­tan paliar cualquier tipo de intensidad de la anomalía climática por un monto de 5,000 millones de soles. El propio Ministerio de Economía y Finanzas ha ase­gurado que esos fondos se encuentran debidamente garantizados, además de contarse con una partida de 1,100 millones de soles, para atender cualquier tipo de desastre en el territorio nacional.

Mientras tanto, el monitoreo del clima sigue constan­te. El plan de trabajo incluye, además, reuniones del Ejecutivo con autoridades regionales, locales y or­ganizaciones de productores para abordar acciones concretas ante las nuevas manifestaciones naturales. Depende de la confluencia de ese esfuerzo para con­trarrestar con éxito la temporada de lluvias en el país.

Solo el trabajo coordinado puede obtener resultados positivos ante una emergencia. El Ejecutivo así lo ha entendido y el esfuerzo de diversos ministerios ya empezó a tener sus frutos.

Ir arriba