CON O SIN CORRUPCIÓN EL AEROPUERTO SÍ VA

«Mantén al pueblo con la barriga llena, el corazón contento y la esperanza latente… y el pueblo volverá hacia ti», reza un sabio proverbio que describe claramente la conducta de los peruanos frente a la reciente colocación de la primera piedra del Aeropuerto Internacional de Chinchero, obra a cargo de Kuntur Wasi que aportará solo el 20% del costo total, pero tendrá la concesión por 40 años más 20 adicionales como regalo. Todo un negociazo.

A un pueblo desmesurado e indocto como el nuestro, es fácil de aplacar con colosos de cemento que promueven aparente desarrollo social y económico para los pobladores. Sin embargo, cuándo entenderán que un país que vende o concesiona sus riquezas y recursos a terceros, sigue siendo un país de incapaces.

Y lo decimos así, incapaces de forjar nuestro propio destino por la falta de preparación e inteligencia de los habitantes y, mucho menos aún capaces de reclamar por lo suyo porque carecemos de conocimiento y prospectiva a pesar de contar con profesionales y gobernantes. Y a propósito de ellos, por falta de identidad personal, cultural y más aun de identidad nacional, son solo tristes individuos que se envilecen en su afán de riqueza perjudicando al pobre e ignorante pueblo.

Y tal como lo afirma el periodista convenciano Roberto Agramonte se consumó un ‘entreguismo’ con el aeropuerto internacional.

El connotado político Víctor Raúl Haya de la Torre decía: «Luchemos contra el peor flagelo y tiranía que sufren los pueblos del Perú: La ignorancia». Ahora más vigente que nunca esta sentencia. Pese a que supuestamente los peruanos luchamos contra la corrupción, se ha consumado el entreguismo del tan anhelado «Aeropuerto Internacional», y esta es peor, porque se ha realizado a «plena luz del día» por exigencia del pueblo y aceptación «de buen grado del gobernante PPK, Premier, Vicepresidente» autoridades genuflexas y seguramente muchos adulones, cuyo cálculo es solamente sacar ventaja, pues no les importa la patria. La ignorancia es atrevida. Lo primero que debían haber dicho el gobernante y acompañantes es «bajo qué consideraciones se realizará la obra», pero es lo primero que han omitido decir.

Cuando el pueblo se dé cuenta del error cometido, no habrá lugar a reclamación alguna. ¿Es correcto que el gobernante entregue en concesión durante cuarenta años a una empresa que no invirtió? ¿Responsables? Por supuesto que hay, los colegios profesionales, de quienes se dice, son el súmmum de la intelectualidad, cuya condición de profesionales de poco o nada les sirve, en especial los Colegios de Abogados, Ingenieros, Arquitectos y Economistas, cuya intervención ahora, era de suprema importancia; sin embargo, faltos de mínimo criterio de defensa de los intereses de la «tierra que los vio nacer», y si tienen la condición de «Colegios deontológicos», para lo que les interesa.

Las universidades, formadoras, dice de grandes y honorables personalidades al servicio del país, en nada se han pronunciado, otro responsable, la «pandilla» venida de Lima, encabezada por el impresentable, dice congresista, Luis Galarreta que haciendo uso de su lengua viperina a la que le tiene temor. Pedro Pablo Kuczynski, exigió la inmediata firma de la adenda o contrato para el inmediato inicio de obra. De una cosa estemos seguros: La historia los juzgará’.

Finalmente, no estamos en contra de la construcción de este anhelo de 40 años. Por el contrario este medio de comunicación siempre batalló desde esta trinchera por esta mega obra; sin embargo no podemos soslayar las condiciones en que se ejecutará y que significa, una traición a los intereses del país. Así sea.

Ir arriba